¿Qué hace un electrofisiólogo?

Bearded young doctor in whitecoat and eyeglasses standing in front of contemporary medical equipment in clinics

Por Dr. Ricardo Pérez, Electrofisiólogo

Una pregunta que me hacen muchos pacientes en los hospitales es “¿qué es lo que hace un electrofisiólogo?  Una forma de contestar la primera pregunta es que yo soy el “electricista” del corazón (o el “cardiólogo que se especializa en el sistema eléctrico del corazón”) y cuando su corazón va demasiado rápido o demasiado lento, me llaman. Su cardiólogo o cardióloga la puede referir a un electrofisiólogo para evaluación de arritmias donde se le pueda ofrecer medicinas o procedimientos como ablaciones cardiacas para eliminar la arritmia, evaluación para posible marcapasos si tiene una condición del pulso muy lento, y también para evaluación para un posible desfibrilador si es un paciente de fallo cardiaco congestivo o alguna otra cardiomiopatía.

Muchos pacientes sufren de arritmias, que se define como un ritmo anormal del corazón.  Estas arritmias (cuando el corazón se acelera por encima de 100 latidos por minuto se clasifica como taquicardia) se pueden reflejar en la forma de palpitaciones en el pecho, mareos, cansancio, dolor de pecho, o en ciertos casos pérdida de conocimiento (síncope).  Muchas de estas arritmias de por sí no son ritmos que le va a costar la vida al paciente, especialmente si no han tenido un historial cardiaco en el pasado (tales como infartos cardiacos, fallo cardiaco congestivo, cardiomiopatías heredadas y no heredadas, entre otros).  Sin embargo, estas arritmias pueden llevar a muchos síntomas y otras complicaciones si no se tratan de una manera adecuada y a tiempo.

Un gran ejemplo de este tipo de arritmia es la fibrilación auricular (en inglés “atrial fibrillation”), cual es la arritmia más común en los pacientes mayor de 65 años, y sin duda, la arritmia más común a la que nos enfrentamos como electrofisiólogos cardiacos en nuestras prácticas.  Los síntomas de la fibrilación auricular son variados y no son necesariamente específicos para la condición.  Sin embargo, algunos síntomas comunes que se pueden ver cuando esta arritmia se descontrola (respuesta ventricular rápida) son las palpitaciones y el sentimiento que tienen el corazón acelerado, mareos, dolor de pecho, fatiga y falta de aire, cansancio o hasta un síncope.  Es importante que si algún paciente tiene uno de estos síntomas que busquen ayuda médica para descartar arritmias u otras condiciones cardiacas. 

Existen varios factores de riesgo que se han asociado a esta enfermedad que incluyen la hipertensión, la obesidad, apnea del sueño, enfermedad coronaria, desbalances con la tiroides, entre otros.  Modificación de algunos factores de riesgo puede disminuir la incidencia de la fibrilación auricular.

El diagnóstico de la fibrilación auricular se logra a través de alguna modalidad donde se pueda ver el ritmo cardiaco cual por excelencia, la herramienta más usada para el diagnóstico es un electrocardiograma (“EKG”), aunque hay otras modalidades.  Ahora hay avances tecnológicos que hasta existe una aplicación para el teléfono celular donde también puede dar el diagnóstico con un electrocardiograma parcial. 

Me imagino que la próxima pregunta sería, “¿Si la fibrilación auricular no se trata, podría tener consecuencias para mi salud?”  La contestación es que definitivamente puede tener consecuencias severas a largo plazo, aunque la arritmia como tal no es considerada una que amenace contra la vida agudamente.  De las complicaciones más temidas es la formación de coágulos dentro del corazón ya que las aurículas no están contrayendo efectivamente.  Estos coágulos se pueden desprender y causar complicaciones severas como derrames cerebrales.  Otra posible complicación severa es la cardiomiopatía dilatada cual lleva a fallo cardiaco y pudiese resultar en que el paciente tenga algún tipo de incapacidad o muerte.  Los pacientes con el pulso descontrolado por la fibrilación auricular usualmente necesitan medicamentos para disminuir la frecuencia cardiaca y pueden necesitar un procedimiento como una ablación cardiaca a largo plazo.

Los tratamientos disponibles para los pacientes con alto riesgo a desarrollar coágulos incluyen medicamentos anticoagulantes, y para algunos, oclusión mecánica de la orejuela de la aurícula izquierda (un procedimiento llamado “Watchman,” cual ofrecemos para los pacientes que cualifiquen).

En conclusión, el electrofisiólogo cardiaco es un sub-especialista en el campo de la cardiología quien se especializa en las enfermedades del sistema eléctrico y conducción del corazón, y cuales se manifiestan de diferentes maneras. 

Le ofrecemos soluciones a los pacientes que tengan arritmias cardiacas con procedimientos tales como las ablaciones cardiacas.  También le ofrecemos servicios a los pacientes que necesiten dispositivos tales como los marcapasos (incluyendo el marcapasos sin cables al paciente que cualifique), los desfibriladores (incluyendo el desfibrilador subcutáneo que va por debajo de la piel y no a través de una vena), los monitores cardiacos implantables, los dispositivos para ocluir la orejuela de la aurícula izquierda como el Watchman para los pacientes que no toleran anticoagulantes orales, entre otros.  Trabajamos en conjunto con sus cardiólogos para asegurarnos que su salud cardiovascular esté atendida de la manera más adecuada y avanzada según las guías de manejo y los estudios. 

Cuando se trate de su salud, no se diga a sí mismo “esto puede esperar hasta mañana.”  Busque ayuda con sus médicos primarios, sus cardiólogos y sus especialistas.  Su salud cardiovascular es importante para nosotros.

Share this post

scroll to top