Warning: include_once(/home/umablasini/public_html/revistabalance.com/wp-includes/header.php): failed to open stream: No such file or directory in /home/umablasini/public_html/revistabalance.com/wp-content/themes/newsplus/functions.php on line 2

Warning: include_once(): Failed opening '/home/umablasini/public_html/revistabalance.com/wp-includes/header.php' for inclusion (include_path='.:/opt/alt/php74/usr/share/pear') in /home/umablasini/public_html/revistabalance.com/wp-content/themes/newsplus/functions.php on line 2
Conozca el Linfedema – Revista Balance

Conozca el Linfedema

Por Eldra L. Deliz Bauzá, OTR/L, CLT

El Linfedema es una acumulación anormal de líquido rico en proteínas que proviene de los residuos que deja la sangre en los tejidos subcutáneos del cuerpo debido a la inhabilidad del sistema linfático de removerlos.  Es una inflamación persistente que puede presentarse en las extremidades, cabeza, cuello, tronco inferior y superior, senos y genitalia externa y que usualmente no resuelve con elevación o medicamentos.  Esta condición afecta a más de 3 millones de personas en los Estados Unidos y Puerto Rico.

El linfedema primario se debe a anomalías congénitas mientras que el linfedema secundario puede ser causado por infección, cáncer, efectos de radioterapia, extirpación de ganglios linfáticos, obesidad, insuficiencia venosa, trauma o cirugía.

Es una enfermedad progresiva que se desarrolla en 4 etapas, siendo la más severa la elefantiásis linfostática caracterizada por aumento exagerado de los pliegues de la piel, infecciones, fibrosis de la piel, hongos, papilomas, fístulas, linforrea, hiperqueratósis y úlceras. 

En cualquiera de las etapas se puede esperar una reducción significativa en el tamaño o volumen de la parte afectada con tratamiento a tiempo y efectivo.  Los resultados varían de acuerdo a las complicaciones presentes y a la etapa en que se encuentre el linfedema aunque al momento no existe una cura.

La Terapia Descongestiva Completa es la intervención más efectiva para el tratamiento de Linfedema.  Solo debe ofrecerla un terapista certificado.  La meta del especialista en el tratamiento es el reducir o descongestionar el tamaño de la extremidad lo más posible y mantener la reducción para evitar mayores complicaciones. Se aplica en dos etapas, la intensiva realizada por el especialista y la de auto mantenimiento realizada por el paciente.

La única manera de lograr esta meta es removiendo el exceso de líquido de los tejidos utilizando efectivamente los pasos de la terapia descongestiva completa que incluye:

Drenaje manual linfático: técnica manual para aumentar el transporte efectivo del líquido linfático desde los tejidos hacia el sistema venoso usando vías alternas y áreas saludables, además de aliviar dolor en el área afectada.

Terapia de compresión: procedimiento donde se utilizan vendajes especiales no elásticos durante la etapa activa del tratamiento y vestimentas de compresión para aumentar la presión de los tejidos y vasos sanguíneos para mantener los efectos descongestivos logrados con el drenaje manual. 

Ejercicios descongestivos: ejercicios respiratorios, técnicas abdominales y ejercicios para aumentar el efecto de la compresión externa y aumentar el arco de movimiento de las articulaciones

Cuidado de la piel: Incluye manejo de heridas, erupciones y hongos, aplicar humectantes, inspección de la piel para identificar reacciones alérgicas o áreas de presión

La Terapia Descongestiva Completa modificada es útil además para pacientes con artritis reumatoide, distrofia simpática refleja (RSD), edema post traumático y post quirúrgico, úlceras venosas persistentes, migrañas y sinusitis. 

El linfedema puede ser tratado y controlado efectivamente en un esfuerzo común entre el médico que diagnostica y prescribe el tratamiento, el terapista especializado y el paciente que padece la condición, quien puede lograr mantener los efectos del tratamiento siguiendo un plan de mantenimiento en el hogar y con visitas de re evaluación y seguimiento al menos dos veces al año.

Esta condición no tiene que limitar al paciente por el resto de su vida.  Es importante identificar los síntomas y prestar atención a las sospechas de esta condición.  El edema puede ser algo común y corriente en otras circunstancias y usualmente desaparece una vez resuelta la causa pero el linfedema no desaparece, persiste y progresa.  

Una evaluación médica es esencial si el paciente presenta inflamación persistente para de esa manera descartar la posibilidad de linfedema o identificarla a tiempo.

Share this post

scroll to top